7.19.2010

marguerite duras

la vida es intraducible

1 comentario:

Antonio dijo...

Discrepo, la vida tiene traducción pero solo se hace presente cuando la ciénaga de olvido se ahoga en experiencias y en todos los casos se manifiesta como alrlekin que ríe a destajo en el lecho de muerte, risa ensordecedora de conciencia, manipuladora de los sentidos, nos dá tiempo solo para dejar de respirar, sin oportunidad de redactar nada.